jueves, 16 de julio de 2009

Aste Nagusia:Lucinda Williams

Sin apenas haber podido asimilar la experiencia Fogerty y en pleno síndrome post-concierto,me apresto a vivir,por partida doble,una de las experiencias más emocionales y emocionantes que se puede vivir en una sala de conciertos.

Lucinda es especial.Musicalmente es la niña de mis ojos.La escuché por primera vez hace 12 años,en esa inmensa canción que cerraba uno de los mejores discos de Steve Earle,la maravillosa You’re Still Standing There de I Feel Alright.¿Quien era la mujer que se ocultaba detrás de esa maravillosa voz? No eran los tiempos de ahora,ni la información excesiva que recorre la red ahora no era la de entonces,ni yo tenía acceso a Internet.

Dos años después me fui a vivir un año a Londres.Entré en la que se convirtió en mi tienda favorita(eso es otra historia que será contada en otro momento),y vi un disco en los puestos de escucha.¡Coño,Lucinda Williams,la del disco de Steve Earle!Y me puse los cascos,y lo escuche …entero…y volvía todos los días a escucharlo otra vez,durante meses,creo que la gente de la tienda lo dejó allí todo ese tiempo para mi,y cada día decía,esta es mi canción favorita,al día siguiente,estas dos son mis canciones favoritas,no,estas tres…hasta que fueron 13 mis canciones favoritas.El disco,claro está era Car Wheels On A Gravel Road,y me enamoré…

Y entonces la fui conociendo,sus dos primeros y olvidadísimos discos para el Smithsonian Institute nada menos que en 1980.Que no volvió a grabar de nuevo hasta al 88,que entre su debut real y Car Wheels pasaron 10 años en los que solo editó un disco,el precioso Sweet Old World,mientras se ganaba el pan como pistolera a sueldo de medio Nashville,escribiendo para las grandes luminarias del country.

Y que por fin Car Wheels…le dio a Lucinda el éxito que merecía,no solo de crítica,también el las listas de ventas,convirtiendose en una de las grandes de lo que en los últimos años se ha llamado Americana.Y por fin Lucinda pudo grabar con más asiduidad,escribir para ella y no para los demás,y con el reconocimiento que merecía:Essence,World Without Tears,West y Little Honey.Una década en la que ella y yo hemos pasado por todos los estados emocionales posibles.Siempre me ha acompañado,en los buenos momentos y en los malos,llevamos 10 años juntos y nunca me ha fallado.

Viajé dos veces a Inglaterra para verla,las dos muy especiales(otra historia que será contada…),porque aquí era una quimera ni pensar en ello,pero últimamente estos lares se han convertido en un paraiso para los conciertos.Y no se a que Lucinda nos encontraremos,pero cuando la vi en Inglaterra,Lucinda no era feliz en su vida personal y ahora si.Será quizá diferente,pero volverá a ser especial,porque quizá no sea la mejor cantante,pero tampoco lo eran Billie Holiday,ni Janis Joplin,sin embargo,al igual que ellas,y en eso creo que es su heredera directa,nadie es capaz de transmitir los sentimientos,algo tan complejo,con la desarmante sencillez y sinceridad que lo hace ella,tanto en estudio como en vivo.

Mi alma y mi corazón rockeros son suyos…

Se que esta noche apenas dormiré.Me podrán los nervios.

Aquí estoy esperando por más,por su esencia

5 comentarios:

Il Cavaliere dijo...

Prepárate para la tormenta porque la Lu viene rockera. Menos emoción (que también tiene sus momentos intensos) y más decibelios. Banda correcta.

Tienes que contarnos las dos veces que la viste.

Que la disfrutes.


Ya nos contarás

Saludos

hécuba dijo...

Tengo una pregunta que no tiene nada que ver con Lucinda: ¿por qué pones en todas las entradas Aste Nagusia? :D. Pásalo bien mañana y un beso grande.

jaytowerr dijo...

Lo comprobaremos Caveliere.Y si,algún día lo contaré.

Cova:Bilbao tiene su semana grande y,esta,con Fogerty y 2 conciertos de Lucinda,es la mía.Muxus

Daeddalus dijo...

Sólo queda decir... qué envidia. Le tengo muchísimas ganas a Lucinda Williams, es muy grande...

Anónimo dijo...

Yo la veré el sábado en Madrid, y no sé como será, por que nunca la he visto en vivo, pero espero una noche única y especial.
Cesarpelopo